domingo, 2 de abril de 2017

Ya no existes.




Extraño aquel beso olvidado
en mi ombligo
desnudo,
bajo jadeos que humedecen
las palabras.
Arrullo de silencios galopan
entre los recuerdos
casi olvidados por la distancia.
Abismos de caricias se difuminan
en los atardeceres del valle que
visten el pasado  de horas tenues,
           de miradas lánguidas,
                         de ti y de mí
de las fantasías arropadas
                        por nuestros cuerpos.
Se difumina,
                   se desvanecen los aromas
y se van entre mis dedos aquellos
lamentos que queman los deseos
aquellos suspiros que alivian las penas

                                                         se van…



No hay comentarios:

Publicar un comentario