jueves, 24 de diciembre de 2015

Sin destino.




Dormida, la ciudad se retira
con las palabras de una noche
llena de nostalgia.
Pensamientos de una existencia
alejada de la obsesión
del tiempo.
Humos,
fuegos,
gente sin rostro
se pasean por las callejuelas
del sueño donde la magia
del día dejó de existir.
Recuerdos perdidos
bajo la presencia de
 unos  aromas 
                     lejos
del dolor del alma.





7 comentarios:

  1. Muy lindo la verdad me gusto mucho gracias por publicar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. Precioso, ese retiro del día para dar paso al silencio de la noche.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila , en el silencio de la noche... Saludos.

      Eliminar